El jurado popular ha declarado culpable a Flor María por acuchillar a su pareja Milko, el hombre que grabó su propio asesinato. Se trata de un caso de "acoso extremo" y de "obsesión" por parte de la asesina. Un suceso del que siguen saliendo a la luz más datos.

'Espejo Público' ha publicado las fotografías del arma homicida con la que le atravesó el corazón a su pareja, pero también unas imágenes de varios espejos de la casa en la que convivían. Esos cristales estaban llenos de mensajes que muestran una obsesión con su pareja.

Imagen del arma homicida | Antena 3

"Te amo Milko. Si tienes otra por ahí no te quedes. Pero si tal vez me equivocara, quédate en mi vida, te amo, te necesito...", reza uno de esos escritos. "Te amo, casémonos. Te amo. No lo olvides. Yo te amo. Eres tú que renuncias al amor que siento por ti. Te necesito", escribió en otros espejos.

Mensajes de Flor a su novio asesinado | Antena 3

El citado programa también ha publicado una imagen de ambos brindando con cerveza con amigos horas antes de que ocurriera el crimen.

Imagen de Milko y Flor brindando la noche del crimen | Antena 3

Esa noche, Flor María atravesó el pecho de su pareja con un cuchillo. Todo quedó grabado con el móvil de la víctima: ese audio, que ha servido como prueba fundamental para condenar a la asesina, es desgarrador. En él se puede oír cómo le clava el cuchillo y él, preso del dolor, grita impotente para pedir auxilio.

"No sabes lo hija de puta que soy. Te voy a matar", se escucha decir a Flor, que ahora se enfrenta 12,5 años de cárcel. "No te quiero, solo quiero que aceptes que no te quiero, solo quiero que me dejes que me vaya", dice el hombre:

  • Flor: "De mi nunca te vas a olvidar, ¿sabes por qué?"
  • Flor: "Porque te he amado con toda mi fuerza"
  • Flor: "Tu no sabes lo hija de puta que soy yo y cómo puedo liquidarte, pero no quise. Pero lo voy a hacer, ¿sabes por qué? Para matarte. No vas a vivir. No vas a vivir"

Tras la puñalada en el corazón se puede escuchar cómo Milko agoniza

  • Milko: "¡Mi corazón! ¡Ay, mi corazón!"
  • Milko: "¡Auxilio!"
  • Milko: "¡Me voy a morir!"
  • Milko: "¡Ay, mi corazón!"

  • Milko: "¡Ay, auxilio, auxilio, por favor!"

En el siguiente vídeo puedes escuchar el audio completo:

Ella tenía una obsesión inmensa con su pareja, algo que corroboró la inspectora de Policía Nacional en el juicio, basándose en la escucha de centenares de llamadas que Flor le hacía a diario a Milko.

La agente la definió como "controladora", "agresiva", "obsesionada de su pareja" y "celosa", y calificó la situación como un "acoso extremo". "Él decía que quería dejarla y que ya había buscado incluso una habitación para marcharse, pero ella siempre reaccionaba preguntándole si estaba con otra mujer", relató.

De esas llamadas también se desprenden episodios violentos: ella fue detenida meses antes del crimen por clavarle a su pareja unas llaves en la parte inferior del ojo mientras dormía. "Le había agredido cuando estaba en la cama provocándole una herida con sangre, pero no sé cómo concluyó el proceso", señala la agente.

El nivel de obsesión era tal que incluso recurrió a técnicas de brujería para que su pareja no la dejara: "Los días previos a los hechos hizo muchas consultas en páginas de internet esotéricas y de brujería para practicar lo que denominan amarres, una especie de hechizos para someter a un hombre".

Pero no solo con prácticas esotéricas quiso tener el control total de la víctima sino que también le instó a instalar en su teléfono una aplicación llamada 'Rastreador de Novios' que permite el control por localización a través de GPS.

Ahora, después de que el jurado popular haya declarado culpable a Flor, deberá ser el juez el que decida la pena que deberá cumplir.