La lectura de los whatsApp estremece. Es el duro relato que una niña de 12 años le hace a su amiga sobre la violación en Burjassot. La conversación adelantada por Las Provincias y a la que ha tenido acceso laSexta reproduce en tiempo real la agresión sexual que está sufriendo la otra joven de 12 años por varios jóvenes y la que ha sufrido la propia niña, que finalmente logró escapar.

Los hechos ocurrieron el pasado 16 de mayo en una casa abandonada de la localidad valenciana, cercana a Godella. Bajo investigación está una violación grupal a una menor de 12 años y otra individual a una niña de la misma edad. Las pesquisas llevaron a los agentes a arrestar el miércoles a cinco menores de edad presuntamente relacionados con los hechos. Las niñas habrían quedado con los arrestados, a los que no conocían, a través de Instagram.

La menor relata primero a su amiga cómo la ha forzado uno de los chicos con el que había quedado, sometiéndola bajo amenazas, agarrándola del cuello y tapándola la boca. La niña de 12 años describe la fuerza utilizada y el dolor que le ha causado, llegando a provocarle un sangrado.

Unos mensajes de extrema dureza que no reproducimos por sensibilidad pero que evidencian la crueldad de los hechos. La amiga al otro lado del teléfono le insiste en que se vaya, en que no permita que le hagan nada más, mientras la víctima se muestra impotente. "Son 6", llega a explicar según los mensajes facilitados por el jefe de Investigación de laSexta, Manu Marlasca.

Durante la veintena de mensajes que se envía con su amiga, la víctima detalla también que en esos momentos están violando a su otra amiga, de 12 años también y que le dicen que ella será la siguiente en pasar por todos. "Ahora me toca a mí. Deséame suerte", le pide.

Minutos después escribe de nuevo a su amiga contándole que ha conseguido escapar y que está ya en la parada de metro. La otra niña se ha quedado en la casa. "Ha escuchado cómo me iba", escribe. Tras esto, la amiga que ha vivido desde su casa todo el suceso, alerta a sus padres y son éstos los dan aviso a la policía.

Una vez localizadas, las niñas trataron de atribuir a "una broma" la petición de ayuda, pero los padres de una de ellas la llevaron a un hospital, donde se habrían confirmado señales compatibles con una agresión sexual.

En libertad vigilada

La Fiscalía recurría el viernes la libertad vigilada con alejamiento para los menores que fueron detenidos y solicita su internamiento "por considerar esta medida más adecuada a los hechos", que considera de "extrema gravedad" y a lo que se suma un posible riesgo de fuga de los investigados. La jueza asegura que no es el momento para presentar medidas cautelares tan gravosas. Afirma así apreciar "indicios de delito", aunque tiene en cuenta la situación social y educativa "muy laxa" de los acusados.

Mientras, según ha avanzado también Manu Marlasca, habría un sexto joven presuntamente implicado mayor de edad. "Cuando se produjeron las detenciones pactó a través de su hermano con la Policía que se iba a entregar. Algo le ha hecho cambiar de opinión", ha aseverado el experto.