Melissa Gentzha querido hacer pública una foto con la cara totalmente amoratada después de que su expareja le pegara una brutal paliza. Su intención es animar a denunciar: "No voy a esconder las marcas porque ninguna mujer debería sentirse avergonzada o culpable por ser víctima de la violencia machista".

También ha vuelto a subir la imagen que desencadenó los golpes de su exnovio, que fue quién la borró de instagram y luego le pegó. "Vuelvo a publicar esta foto porque mi ex la eliminó diciendo que las chicas que tienen novio no deberían subir fotos en las que muestren el escote", escribió.

El presunto agresor, un joven corredor de motocroos brasileño, fue detenido pero está en libertad con cargos después de que su familia pagase la fianza y tras amenazar a su exnovia: "Si me llevas a la Justicia, te voy a machacar en la Justicia".

Ella Ha contado lo vivido en un programa de televisión brasileño en el que narraba que salió corriendo hacia el baño pero "él rompió la puerta en menos de 10 segundos". Además, asegura que la ha amenazado en varias ocasiones y que tiene la "certeza" de que la ha querido matar.

La joven ha dado las gracias por todo el apoyo recibido e insiste en que cualquier tipo de violencia machista es totalmente contraria al amor.