El salario anual de un especialista médico en Quebec es de más de 300.000 euros anuales, y en febrero el Gobierno de la región aprobó, junto con la Federación de Especialistas Médicos de Quebec, una subida del 1,4% pasando así de un presupuesto de 4,7 billones de dólares anuales a 5,4 billones.

La amplia mayoría en su lugar estaría dando saltos de alegría, pues una subida salarial siempre es plato de buen gusto, pero en esta ocasión un gran número de especialistas y estudiantes de medicina de Quebec han dado una gran muestra de solidaridad con el resto de compañeros del gremio de trabajadores de la salud: han rechazado la subida salarial.

Tras aprobarse esta subida, un grupo de médicos y estudiantes de Quebec han lanzado una petición online para firmar en contra de esta subida ya que consideran que cobran demasiado y que, como alegan en su petición, creen que la solución para mejorar el sistema público sanitario es la "redistribución" de los recursos económicos entre las enfermeras y otros empleados del sistema de salud que "se enfrentan a condiciones de trabajo muy difíciles".

También lo rechazan en consideración con la población de Quebec, es decir, con los pacientes, ya que "viven con la falta de acceso a los servicios requeridos debido a los recortes drásticos en los últimos años". El manifiesto online tiene ya cerca de las 900 firmas de médicos especialistas y no para de aumentar.

El carácter bondadoso y generoso de los canadienses es muy conocido en gran parte del mundo, pero esta muestra de solidaridad hacia compañeros y pacientes ha superado todas expectativas y de la forma más positiva posible.

Según explican en el diario 'The Washington Post', ante el rechazo del incremento salarial no está del todo claro si se redistribuirá entre compañeros y pacientes como han pedido, pues Gaétan Barrette, ministro de Salud de la región, ha declarado que "pueden dejar el dinero sobre la mesa" y que él "puede hacer un buen uso de eso", sin corroborar a qué iría destinada la partida.