Alberto Berzosa es el nuevo investigado por el asesinato de Miriam Vallejo, la joven que fue apuñalada brutalmente en enero de 2019 en un camino rural de Meco, Madrid. Este hombre confesó el crimen tras conocer en prisión a Sergio Sáez, el primer acusado por el caso.

Berzosa es un toxicómano residente en Azuqueca y relató los hechos a varios monitores del centro Remar de San Martín de la Vega, una ONG para ayudar a personas en situación de exclusión social, a la que acudía para desintoxicarse.

Según el atestado de la Guardia Civil, al que ha accedido laSexta, Alberto, que ya había sacado el tema del crimen de Miriam Vallejo con un voluntario, les dijo a otros compañeros que no podía dormir por las noches porque se atormentaba, que había algo que le impedía conciliar el sueño.

Además, le envió cuatro mensajes de WhatsApp a un trabajador del centro. "Nunca duermo, nunca sé por qué, pero me voy a comer todo. Llama a la Policía, mira el nombre. Miriam Vallejo", se podía leer en ellos.

No fue hasta el día 29 de diciembre de 2020 cuando en otros mensajes enviados a otro voluntario de Remar, confesó el crimen: "No sabes lo que he hecho Oscar. No tenéis ni idea... Te dije una vez que no podía dormir por las noches, la maté, no sé por qué. Lo hice. Esto es mi condena y no se por qué coño estoy tan enfermo. La maté. 68 puñaladas".

Según les dijo a los monitores, conoció en la cárcel a Sergio, el primer acusado del crimen, una situación que le parecía "injusta" porque "era imposible que el chico al que acusaban la hubiese matado por el fragmento de tiempo".

Tras hacer estas revelaciones, los monitores pusieron los hechos en conocimiento de la Guardia Civil el 29 de diciembre de 2020. Desde entonces, la Benemérita ha tomado declaración a estos trabajadores y ha comprobado que Berzosa pudo coincidir en la cárcel con Sergio. También que el teléfono que habitualmente usaba está posicionado bajo antenas compatibles con el lugar del asesinato en horas próximas al crimen.

Alberto Berzosa tiene numerosos antecedentes por amenazas, daños y delitos de violencia de género y violencia doméstica. A pesar de esta confesión, la Guardia Civil concluye en el atestado que es altamente improbable que su autoinculpación sea veraz. El juez, en cambio, si le da credibilidad, por lo que tomará declaración y ADN de Berzosa en calidad de imputado.

Miriam Vallejo fue asesinada con 90 puñaladas en enero de 2019 y a día de hoy el caso no ha sido resuelto. En agosto de 2019 se detuvo a Sergio Sáez Medina, novio de la mejor amiga de Miriam, que residía en la misma vivienda, pero fue puesto en libertad meses después.