La mitad norte peninsular está en alerta meteorológica por el riesgo de fuertes tormentas acompañadas de viento, granizo e intensas lluvias que pueden llegar a acumular 30 litros por metro cuadrado.

Según datos aportados por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), hay aviso naranja (riesgo importante) en Aragón, Castilla y León, Cataluña, Navarra y País Vasco. Además, se encuentran en aviso amarillo Asturias, Cantabria, parte de Castilla-La Mancha, Galicia, algunos puntos de la Comunidad de Madrid, la Comunitat Valenciana y la Región de Murcia, así como Almería, en Andalucía.

En concreto, se pueden registrar hasta 50 mm de agua en tan solo una hora en Lleida, Tarragona, este y norte de Aragón, norte de Navarra y buena parte del País Vasco. En estas zonas se podrán registrar, incluso, granizos de hasta 3 y 4 centímetros de diámetro. Además, en Aragón y Cataluña no se descartan los fenómenos tornádicos.

En Albacete, Guadalajara, Ciudad Real y Cuenca, todas en Castilla-La Mancha, hay alerta por lluvia y fenómenos tormentosos. En algunos puntos se pronostican hasta 15 litros por metro cuadrado de precipitación está solo una hora. Unas previsiones similares a las de Castilla y León.

En Galicia la alerta es amarilla por lluvia es también de hasta 15 litros por metro cuadrado en toda la comunidad, la misma cantidad que puede llegar a alcanzar el agua por metro cuadrado en una hora en Asturias y en la Comunidad de Madrid, donde es posible que a partir de las 15:00 horas vuelvan las tormentas fuertes acompañadas de viento y de granizo.

En Cantabria hay alerta amarilla por precipitaciones de 15 litros por metro cuadrado en el centro y en el litoral y en Murcia, La Rioja y la Comunidad valenciana también se anuncian lluvias de entre 15 y 20 litros de agua acumulada en una hora y tormentas con mayor probabilidad de tormentas en Castellón y rachas fuertes de viento en la ribera del Ebro riojana.

La AEMET avisa de que con la alerta naranja existe un riesgo meteorológico importante, fenómenos meteorológicos no habituales y con cierto grado de peligro para las actividades usuales, y con la amarilla no existe riesgo meteorológico para la población en general, aunque sí para alguna actividad concreta.