Algunos países de Europa están sufriendo una nueva oleada de coronavirus. Los contagios no cesan de dispararse y, en algunos casos, la resistencia de la población a vacunarse está empeorando la situación.

En este sentido, la viróloga e investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Margarita del Val ha afirmado que, aunque "todas las personas se van a infectar antes o después por COVID-19", en los vacunados "supondrá un refuerzo de la inmunidad". Esto, dice, "puede refrescar y ampliar la memoria inmunitaria, dando a conocer al organismo más proteínas de las 25 existentes en el virus", por lo que "estaremos protegidos durante más tiempo y blindados ante las variantes que puedan surgir".

Del Val ha señalado en una entrevista en 'Canal Sur' que las vacunas "no son esterilizantes, no protegen de la infección", remarcando que "son muy potentes y es de esperar que la pauta administrada sea la completa y que si se producen infecciones sean mucho más leves". "La tasa de infección de personas vacunadas es relativamente importante, pero son casos leves o asintomáticos".

Asimismo, ha advertido de que el virus "sigue circulando" y que "para los no vacunados, la situación sigue siendo de gran riesgo personal, como lo era antes", mientras que "el panorama es optimista y favorable para los más de 40 millones de españoles que han recibido la vacuna". En esta línea, ha precisado que esta diferencia "se nota en las UCI", donde "la mayoría de personas son no vacunadas", aunque "entran algunas que si tienen las dosis, porque no es infalible".

Respecto a la sexta ola, la viróloga ha alertado de que con la llegada del frío, "habrá más casos", aunque "lo importante es ver si son graves o no". También ha señalado que, a su juicio, habría que "atender los casos individuales" de las personas que no se quieren vacunar para analizar qué está ocurriendo. Por ejemplo, "algunas personas no han ido a vacunarse porque no tienen acceso tan fácil a las mismas, porque no pueden faltar un par de días al trabajo a causa de las molestias o no pueden concertar una cita".

"Hay otro grupo que no están vacunados, a lo cuales quiero darles seguridad, porque la vacuna está funcionando y aporta tranquilidad, salud y planes de futuro, que se den cuenta a lo que están renunciando", ha añadido. A este respecto, ha apuntado que "las personas de alto riesgo por encima de 60 años tienen una situación vacunal muy alta, mejor que en otros países europeos". "Queda menos del 2% por vacunar, pero estos tienen un riesgo muy alto -19 de cada 20 fallecidos en la pandemia en España pertenecen a este grupo de edad- por lo que hay que insistir en que lo hagan", ha insistido.

Sobre los adultos menores de 60 sin vacunar, ha recalcado que "tienen que darse cuenta de que existe el interrogante de las secuelas, el poscovid". "Entre ellas se pueden numerar la falta de memoria, cansancio, fatiga y otros problemas que son achaques de la vejez y surgen temprano cuando se pasa la enfermedad", por lo que "animo a este sector de la población a que se vacunen y superen el miedo y la reticencia", ha concluido.