El Ayuntamiento de Madrid se ha sumido en una carrera a contrarreloj para limpiar todas las calles y la red de alcantarillado antes de que llegue la nueva borrasca, que traerá un aumento de las temperaturas, precipitaciones en forma de lluvia y fuertes rachas de viento.

El Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad ya ha elaborado un mapa con los puntos más críticos de la ciudad. Teniendo en cuenta cómo han quedado las calles con temporales anteriores, ha establecido 404 zonas críticas que podrían verse afectadas por inundaciones.

"Hay 404 puntos críticos en Madrid, donde siempre hay embalsamientos", ha apuntado el delegado Francisco de Borja Carabante. Estos puntos "sensibles", ha dicho, se encuentran repartidos en todos los distritos, aunque "donde más hay es en Chamartín y Moncloa".

Ante la previsión meteorológica, que apunta que se va a producir un deshielo acelerado a partir de este miércoles, el Gobierno municipal ha desplegado un equipo de 320 personas y 20 máquinas que "ya están retirando los obstáculos". En este sentido, el alcalde de Madrid ha destacado la puesta en marcha del "dispositivo especial para la limpieza de imbornales y alcantarillado".

Estos operarios, según la información aportada por el Ayuntamiento, trabajan para limpiar todos los sumideros y retirar "las ramas de árbol, los carteles y todos los obstáculos" que cayeron a consecuencia de la nevada de la borrasca Filomena.

Asimismo, a partir de mañana, se pondrá en marcha el Servicio de Limpieza Urgente (SELUR), por si fuera necesario el uso de "bombas de achiques de agua" para actuar contra los embalsamientos.

Desde la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) y el Canal de Isabel II ya han advertido de que es necesario extremar las labores de limpieza en las próximas 24 horas para evitar inundaciones en carreteras, calles, garajes, bajos de edificios o túneles.

La Comunidad de Madrid recuerda que esto es competencia municipal

La Comunidad de Madrid ha destinado 40 brigadas del Canal de Isabel II para colaborar con 56 municipios en la revisión de puntos críticos de sus redes de alcantarillado y el estado de los imbornales.

Si bien, la consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, Paloma Martín, ha recordado que la limpieza de la vía pública es competencia municipal, subrayando que "la obligación de la empresa pública es la de realizar de forma ordinaria tareas de limpieza e inspecciones periódicas de la red municipal conforme a una programación previa".

Esto significa, ha remarcado, que "están fuera de las obligaciones de Canal las intervenciones extraordinarias por acontecimientos atmosféricos y de otra índole". Martín ha insistido en la importancia de que los consistorios retiren la nieve de aceras y calzadas que "han sepultado, en muchos casos, los imbornales".