Este miércoles se conocía la terrible noticia del suicidio de un niño de 13 años en la ciudad de Getxo, en el País Vasco. El menor se arrojó al vacío en el acantilado de La Galea, en Bizkaia.

Según indicó la Ertzaintza a laSexta, estaban investigando un posible caso de acoso escolar en el anterior colegio al que acudía el pequeño. Precisamente allí, la madre aseguraba a la policía que "vivía un infierno".

Por ello los padres decidieron cambiarlo de colegio por lo que durante el último curso iba a clase en un colegio donde, según informa 'El Correo', publicó en redes sociales un crespón negro con condolencias: "Tu huella permanecerá siempre en nuestros corazones".

Un dolor al que se unieron varios usuarios de Facebook que no dudaron en expresar su pesar. "Un lujo de niño, un ángel. Condolencias", escribía otro usuario. También hizo lo propio la madre del menor, que agradeció las muestras de cariño: "Nunca os olvidará. Fuisteis su luz y su apoyo".

Según apunta el citado diario, también hubo reacciones en otras redes en las que se pedía justicia: "Que se haga justicia para este niño. Los que le conocíamos sabíamos lo que estaba pasando y que no hicieron nada".

La investigación sigue abierta y este miércoles el anterior centro donde estudiaba el menor, el colegio Jado Ikastetxea de Erandio, ha mostrado su dolor por el suicidio del adolescente y ha afirmado que se encuentra a disposición de la familia y las autoridades en "la investigación del triste suceso, activándose todos los protocolos establecidos".

En un comunicado, ha mostrado su condolencia a la familia y amigos del menor por su "doloroso fallecimiento" del joven: "Sentimos muchísimo el dolor de su familia y si hay algo que podamos hacer por ellos, saben que pueden contar en todo momento con nuestra solidaridad, apoyo y respeto a su intimidad y la de su hijo".

Asimismo, el centro ha afirmado que se encuentra a disposición de la familia y las autoridades "en la investigación del triste suceso, activándose todos los protocolos establecidos". Además, ha hecho un llamamiento para que saber "guardar el respeto y la intimidad debida".