Según el diario 'Le Parisien', Mamoudou Gassama llegó a Francia en septiembre de 2017. Gassama no dudó en escalar varios pisos de un edificio desde la fachada para coger a un pequeño de cuatro años que estaba colgado de un balcón.

 

Tras la recepción con Macron, el joven maliense ha dicho que le gustaría convertirse en bombero.

 

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, felicitó a Gassama por su rescate. "Felicidades a Mamoudou Gassama por su acto de valentía, que ha salvado la vida de un niño", afirmó en su cuenta de Twitter tras hablar con él por teléfono para alabar su labor. "Su gesto heroico es un ejemplo para todos los ciudadanos", aseguró la alcaldesa de París.

Gassama, por su parte, afirmó que lo hizo "porque era un niño" y dio "gracias a Dios por poder salvarlo".