La Policía Municipal de Madrid ha disuelto este sábado un macrobotellón en la zona de skate de Madrid Río, distrito de Arganzuela, donde había 300 jóvenes congregados.

A su llegada, los agentes comprobaron que los allí presentes estaban bebiendo en la calle y se reunían en grupos grandes sin mascarilla y sin distancia de seguridad.

Desafortunadamente, aunque ha sido la más numerosa, esta no ha sido la única intervención que la Policía local de Madrid ha hecho durante este fin de semana.

En total, se han paralizado casi 300 fiestas privadas, tanto en domicilios y como en locales en los que no se cumplían con las medidas de hora límite de cierre o donde se daban reuniones de más de seis personas.

Pero no solo en Madrid se han dado este tipo de irresponsabilidades durante el fin de semana. En Sevilla, la Policía Local ha procedido al desalojo y cierre cautelar de un restaurante en el Paseo Juan Carlos I, junto al puente de la Barqueta.

Allí se incumplían todas las medidas de seguridad para evitar el contagio por coronavirus: aforo, distancia social y limite de horario.

 

Este mismo domingo, el Gobierno ha tomado la determinación de establecer en toda España un toque de queda desde las 23:00 horas hasta las 6:00 horas, aunque las comunidades autónomas van a tener margen de maniobra para que puedan adelantar o retrasar una hora la limitación.

Se trata de una medida que ya planteaban de manera parecida algunas regiones con la intención de evitar que se sigan celebrando botellones por la noche o reuniones con amigos donde no se cumpla con las limitaciones.