Su madre había roto aguas en casa y se vio sorprendida por el nacimiento, en el que fue asistida por viandantes que se encargaron, incluso, de cortar el cordón umbilical.

Una dotación del Samur Protección Civil llegó poco después al lugar de los hechos y asistió a madre e hija, comprobando que ambas estaban bien.

 

Los sanitarios efectuaron el "piel con piel", la maniobra habitual tras el parto que consiste en colocar al bebé en contacto directo con el pecho materno, de modo que el recién nacido perciba el calor y el olor corporal de la madre.

Tras revisar el cordón umbilical, la madre y su bebé fueron trasladadas en una ambulancia al área de Maternidad del Hospital 12 de Octubre, acompañadas del padre. El de Anais era el segundo parto de la mujer.