Volver a trabajar después de las vacaciones siempre es un momento complicado. Y en el caso de esta Semana Santa no está siendo diferente. Por mucho que hayamos tenido menos días libres que en otras épocas del año o que no hayamos podido hacer grandes viajes debido a las restricciones por la pandemia, retomar la rutina cuesta.

Sin embargo, este lunes de Pascua, que para muchos significa volver a la realidad de la oficina y a los quehaceres varios del día a día, es una 'bola extra' vacacional para la ciudadanía de seis comunidades autónomas. En Cataluña, País Vasco, Navarra, Comunidad Valenciana, Islas Baleares y La Rioja este lunes 5 de abril no es día laborable, por lo que alargan el descanso de Semana Santa un día más.

De estas regiones, solo Cataluña y la Comunidad Valenciana no contaron como festivo el Jueves Santo (1 de abril), por lo que sustituyen un día no laborable por otro respecto a otras comunidades. En cambio, en Baleares, Navarra, País Vasco y la Rioja, este lunes de Pascua corresponde a uno de los festivos que cada comunidad puede elegir al año, por lo que los más afortunados han podido encadenar cinco días seguidos de descanso.

Habrá que esperar al 1 de mayo, Día del Trabajador, para tener otro día festivo a nivel nacional, aunque muchos no podrán disfrutarlo porque este año cae en sábado. Puedes consultar qué días de 2021 no son laborables en cada comunidad en este calendario publicado en el Boletín Oficial del Estado.

Lunes de Pascua, día de dulces

Tradicionalmente, el lunes de Pascua corresponde a la octava Pascua y marca el comienzo del conocido como Tiempo Pascual, un período de 50 días en el que se rinde homenaje a la muerte y resurrección de Jesucristo, según explica la agencia católica de noticias 'ACI Prensa' en su web.

Además, en España es habitual poner un punto dulce a las tradiciones de los días anteriores durante esta jornada, con recetas que varían según la región del país. Por ejemplo, en Cataluña es costumbre que el Domingo de Resurrección los padrinos y madrinas regalen a sus ahijados y ahijadas las llamadas 'Monas de Pascua' para que se las coman el lunes de Pascua en una reunión familiar en el campo. Estos dulces, que tienen una base de bizcocho y suelen estar decorados con huevos pintados o de chocolate, simbolizan el fin de la Cuaresma y las abstinencias que se hacen durante esta época.

'Las Monas' también son típicas en Baleares, la Comunidad Valenciana o Murcia, aunque no son los únicos dulces que se degustan el lunes de Pascua. Así, en estas islas es habitual comer este día los conocidos como Crespells, Robiols o Pancaritats, que están presentes todo el año, pero que son especialmente famosos en Semana Santa.