Tras siete años buscando al dueño del boleto de la primitiva premiado con 4,7 millones en una administración de A Coruña, ahora un informe policial apunta a que el lotero pudo haber ocultado el premio al verdadero beneficiario del dinero. El lotero siempre ha dicho que lo encontró abandonado en su despacho de lotería en el año 2012.

Sin embargo, la investigación ha comprobado que en esa administración se validaron cuatro boletos el 26 de junio del 2012 con una serie de códigos que aparecen en el informe policial, al que ha tenido acceso 'la Voz de Galicia'. Seis días después, el responsable de la administración comprobó los resguardos de ese lote de cuatro boletos cuando se los llevaron para comprobar si habían sido premiados.

Cuando el lotero fue a comprobar si el billete tenía premio, en la terminal le salió la siguiente respuesta: "Entregar al cliente. El resguardo es ganador del sorteo del 30 de junio del 2012. Llevar resguardo a la delegación". Algo, que, según la policía, el lotero nunca hizo. Sí abonó a la cliente 3 euros de un premio de otro boleto.

La investigación contradice la versión del lotero, que en su momento motivó que hasta 220 personas reclamaran el premio. Los tribunales tenían que decidir si alguno tenía razón, porque en caso contrario, los 4,7 millones del premio irán a parar al lotero. Ahora está por ver si estas nuevas pesquisas dan un vuelco al caso.