Las familias de bebés por gestación subrogada se han manifestado frente al Ministerio de Justicia en Madrid para pedir que reconozcan a sus hijos nacidos. Exigen que sus hijos nacidos en países como Ucrania o Georgia tengan los mismos derechos que uno nacido en España.

Tras la decisión tomada por el Gobierno el pasado mes de febrero, las familias necesitan, además de una prueba de ADN, una sentencia judicial que confirme que el menor es español.

El trámite no es igual en esos países, por lo que las familias critican que se encuentran en un limbo legal.

"Anteriormente a la instrucción de la ministra en febrero, se estaban registrando de forma normal en el registro civil del Consulado español en Ucrania" comenta a la prensa uno de los manifestantes.

Otra mujer comenta: "Hay gente retenida en Kiev porque no les quieren dar el pasaporte español y están atentando contra el Tribunal de Derechos Humanos de los niños".