Los equipos técnicos ya han comenzado a preparar, tanto a bordo como en tierra, la extracción del combustible del Blue Star, encallado desde el pasado viernes en una zona rocosa de la costa de Ares, en A Coruña.

La empresa holandesa Smit, conocida por el rescate del Prestige, es la encargada de esta operación, así como de reflotar el buque, tras dos intentos fallidos por parte de Salvamento Marítimo.

El primer objetivo es bombear las 100 toneladas de gasóleo y fueloil que hay en los tanques del quimiquero. Para ello, se emplearán unas mangueras ya instaladas en el barco.

Además, en tierra se prepara "el terreno para el acceso a un acantilado próximo" para el proceso de extracción del combustible almacenado a bordo para depositarlo en camiones cisterna.