Tras la ligera tregua que el tiempo dio en Semana Santa, con temperaturas propias de junio en pleno abril, esta semana ha arrancado con lluvias, nieve y frío en gran parte de España. Y estas lluvias y este temporal persistirán también durante el fin de semana.

Este jueves será un día de transición entre la borrasca Mediterránea que llegó el miércoles y la Atlántica, que llegará mañana a todo el país. Así, la lluvia arrasará la Península de forma contundente.

La borrasca traerá lluvia a Galicia este jueves por la tarde; el viernes a casi toda la Península, dejando en el norte de Extremadura y Andalucía hasta 80 litros por metro cuadrado en 24 horas (se libra el Mediterráneo); y el sábado, a lo que queda de España, con lluvias fuertes en el Cantábrico llegando a acumular los 70 litros por metro cuadrado durante la jornada.

El domingo habrá una pelea reñida por el sol. Por la mañana seguirá lloviendo en el norte, y habrá mucha nube y algo de viento en el noroeste y centro. Pero las temperaturas subirán.

Por otro lado, diremos adiós a la nieve que durante estos días ha bañado pueblos y ciudades, pues se derretirá por completo, pero seguirá habiendo nieve en las zonas de montaña. En toda la semana, las cumbres del norte de nuestro país habrán acumulado un metro de nieve.

En cuanto a las temperaturas, si bien este jueves nos darán un respiro y subirán, vuelven a bajar entre el viernes y el sábado. Concretamente, el viernes volverá el ambiente de invierno, y gran parte del centro y oeste estará a menos de 14 ºC. Uno de los puntos con mayor anomalía será Cáceres, que alcanzará 11 ºC, una temperatura más fría que la media de las máximas de enero.