La Dirección General de Tráfico (DGT) ha vuelto a alertar de una nueva estafa. Los cibercriminales saben del interés que suscita entre los usuarios la recepción de una posible multa, y se aprovechan de ello mediante el envío de emails con sanciones falsas. Estos tienen un único objetivo: hacerse con los datos los que hacen clic en él.

Como es habitual, la entidad ha avisado del engaño por sus redes sociales. En varias capturas muestran cómo es el prototipo de mensaje que utilizan los ciberdelincuentes, que intentan emular la oficialidad de la DGT (incluyen el anagrama de la institución y hasta un número de referencia falso).

 

Aun así, hay varios elementos que permiten concluir que el correo electrónico no es más que un engaño. Como se muestra en uno de los casos de la DGT, la dirección de email de uno de los envíos (info@veiculo09.emaildgt.org.) es falsa: la palabra ‘vehículo’ está mal escrita. Además, este tipo de correos utilizan un vocabulario impropio para la DGT, suelen tener una extensión más corta de lo inusual y, como en el ejemplo anterior, abundan las faltas de ortografía.

Por otro lado, todos los correos cuentan con un enlace malicioso. La intención del mensaje es que el usuario clique en él para que, posteriormente, un programa se descargue automáticamente en el ordenador de la víctima y habilite la opción de extraer datos y contraseñas. Por ello, la DGT recuerda que no envía este tipo de notificaciones y que las sanciones se comunican solo por correo postal y Dirección Electrónica Vial. De este modo, la entidad recomienda borrar cualquier notificación de multa en el correo sin tan siquiera abrirlo.

Los estafadores, aun así, intentan atraer a las víctimas mediante la inclusión de una supuesta fotografía del radar y el boletín de la denuncia. Los logotipos oficiales sirven para confundir, y la tipografía y los colores representan de manera fiel los mensajes de los entes oficiales —hasta incluyen un pie en el correo con la normativa de ‘copyright’—.

Sí hay un caso en el que se puede recibir una sanción, ya sea por email o SMS: se trata de la Dirección Electrónica Vial (DEV). Pero estar inscrito en este sistema no implica la recepción de multas de tráfico, y ni mucho menos se adjuntan fotografías del radar ni se insta a la descarga de archivos. Por ello, como indica la DGT, lo mejor es borrar estos mensajes tan pronto como se reciben.