La lava del volcán de La Palma ha llegado de nuevo al mar. Exactamente se trata de la colada nueve, muy cercana a la colada dos, la última en tocar el agua. Ahora, esta colada situada más al sur, que se desliza sobre la antigua plataforma de San Juan, ha provocado un nuevo choque térmico en el Atlántico. Se trata del tercero desde que el pasado 19 de septiembre comenzara la erupción en Cumbre Vieja.

Lo confirmaba la Unidad Militar de Emergencias (UME) a laSexta. Ahora se vigilan las posibles consecuencias como un empeoramiento de la calidad del aire por la nube tóxica que se crea.

Según los últimos datos difundidos por la dirección del Pevolca, el aporte de lava discurría esta noche por las coladas existentes en un único cauce que se bifurca en ocasiones, especialmente en la zona baja, y llega al mar por tres puntos.

Hoy la que tenía más "alimentación" es esa novena colada, situada más al sur, y entre ésta, la primigenia y la número 2 han conformado el crecimiento de la fajana, que ya está situada encima de la generada por el volcán de San Juan (1949). Ahora, como se preveía desde hacía días, ha llegado a tocar de nuevo el mar.

En las imágenes bajo estas líneas se ve el gran aporte de lava y su avance.

Según el último informe del Pevolca, la erupción fisural continúa mostrando un mecanismo estromboliano, es decir, un mecanismo de carácter mixto, con fases de explosividad que producen depósitos piroclásticos y fases efusivas que producen las coladas de lava, de forma simultánea. El proceso eruptivo muestra episodios de incremento y disminución de la actividad estromboliana, así como pulsos con actividad freatomagmática.

Ayer comenzó un aumento de la tasa de emisión de ceniza, y hoy, por las condiciones meteorológicas, afecta principalmente las zonas en dirección norte y oeste. Continúa la aportación de lava en la zona de los deltas lávicos, con una nueva colada que alcanza el mar en la playa del Charcón.

Actualmente siguen activos varios centros de emisión con actividad variable (tanto de piroclastos y gases, como de lava) según se modifica la configuración de la zona eruptiva. No se descarta la aparición de nuevos centros de emisión en el entorno del cono principal, dentro de la zona de exclusión. La altura de la columna eruptiva medida hoy a las 08:45 es de 3.100 metros.

Actividad sísmica

Se sigue manteniendo el nivel de sismicidad a profundidades superiores a 20 km. La sismicidad a profundidades intermedias se mantiene baja respecto a las semanas anteriores y continúa localizándose en las mismas zonas. La magnitud máxima ha sido 4.4 mbLg de un evento hoy a las 03:53 a profundidad de 38 km, sentido con intensidad máxima III (en la escala de intensidad EMS).

El tremor en las últimas 24 horas se mantiene en niveles bajos. El nivel de sismicidad actual sigue indicando que es posible que se produzcan más sismos sentidos, pudiendo alcanzarse intensidades V-VI (en la escala de intensidad EMS) y originar pequeños derrumbes en zonas de pendiente.

En cuanto a la deformación, la estación más cercana al centro, la de Jedey, sigue mostrando deformaciones que reflejan la dinámica del proceso eruptivo. Desde comienzos de noviembre se observa una notable disminución de la deflación regional.

Emisión gases potencialmente tóxicos

La emisión de dióxido de azufre (SO2), asociada al penacho volcánico del actual proceso eruptivo en marcha (emanaciones visibles de gases volcánicos), registrada durante el día de ayer (14/10) continúa siendo alta, con una emisión de entre 12.000 y 15.000 toneladas diarias. Por otro lado, el análisis de imágenes satelitales refleja una tendencia descendente desde el pasado 23 de septiembre cuando se registraron máximos superiores a las 50.00 toneladas diarias de emisión dedióxido de azufre (SO2).

En el caso de la emisión difusa de dióxido de carbono (CO2), asociada a los 220 km2 de la dorsal volcánica de Cumbre Vieja (emanaciones no visibles de gases volcánicos) continúa registrando valores por encima de los niveles de fondo (entre 200 y 1.300 toneladas diarias) y durante el día de ayer reflejaron un rango de valores entre los 1.900 y 2.100 toneladas diarias.