El 25 de enero nacieron en un zoo de EEUU dos cachorros de leopardo y su llegada al mundo supone todo un logro histórico.

La especie de estos leopardos, nativa de Rusia y China, está en peligro de extinción.