Su corazón ahora late fuerte dentro de su pecho, pero no nació así, sino con el órgano fuera de su cuerpo. Una malformación muy extraña de altísima mortalidad.

La sacaron un mes antes de tiempo mediante cesárea en un hospital del Reino Unido. Rápidamente cubrieron su corazón expuesto para tenerlo en un entorno estéril. A los 50 minutos, estaba estable como para someterse a su primera operación para meterle dentro el corazón.

Bebé que nació con el corazón fuera del pecho | metro.co.uk

En la segunda hicieron más hueco para encajarlo bien. En la tercera, le han cubierto el órgano con una malla protectora y le han quitado piel del brazo para ponerla en el pecho. Como la pequeña ha nacido sin esternón, ni tampoco costillas que resguarden al corazón, la ciencia le dará la protección extra. "Una protección a través de una impresora 3D, algo plástico o orgánico que pueda crecer con ella", explica Frances Bu'lock, cardióloga pediátrica del Hospital Glenfield.

Hasta entonces, el cartel que la acompaña lo dice todo: "Cuidado, mi pecho aún está abierto". A la pequeña Vanellope le queda aún un largo camino por recorrer.