Tras casi un año de pandemia en España aún hay quien se cree ajeno a ella. Cada fin de semana las fiestas ilegales se repiten, y cada vez es más habitual verlas en redes sociales sin ningún tipo de tapujo.

Es precisamente lo que ha ocurrido en una finca de Alcalá de Henares donde se han congregado más de medio centenar de personas alrededor de un DJ sin mascarillas ni distancia social. Todo estaba siendo retransmitido en directo por redes sociales.

La Policía pudo interceptarla, pero los agentes tuvieron que acceder al recinto por las ventanas después de que los integrantes se negaran a abrirles la puerta. Todos fueron sancionados y el promotor detenido.

Solo en Madrid se han llevado a cabo más de 250 intervenciones de este estilo. Entre ellas, otra fiesta ilegal con 75 personas congregadas en un local de la capital. Un amplio dispositivo de la Policía Municipal consiguió desalojarlas.

Otras 247 fiestas ilegales han sido interceptadas en Alicante durante este fin de semana. Una de ellas un botellón en mitad del monte en el que participaban un centenar de jóvenes. Los agentes dieron con la ubicación gracias a la ayuda de un drone.

Además, varios locales han sido precintados en Sevilla por no cumplir la normativa y albergar decenas de clientes consumiendo en el interior fuera ya de la hora máxima permitida.

La Dirección General de Salud Pública madrileña también ha abierto una investigación sobre la boda celebrada el pasado sábado en el Casino de Madrid, cuyos invitados no llevaban mascarilla, y ha solicitado a la Policía Municipal que realice las actuaciones necesarias para comprobar el incumplimiento de las medidas frente al coronavirus.

El enlace tuvo lugar el sábado en esas instalaciones del Casino, en el centro de la capital, donde se celebraba la boda de Jaime Navarro, un exjugador de la cantera del Real Madrid, y Beatriz Ungría.

Tras la investigación abierta por Salud Pública, la Policía Municipal de Madrid investigará lo ocurrido en la celebración después de que se colgaran en la redes diversos vídeos en los que se puede ver a los asistentes sin mascarilla y sin guardar la debida distancia de seguridad.