El lugar donde se almacenaba material pirotécnico de manera clandestina en Tui ha quedado reducido a escombros dejando 20 viviendas totalmente arrasadas tras la explosión de este miércoles.

Las imágenes posteriores muestran el caos vivido en esta zona a las afueras de Tui. La deflagración fue de tal intensidad que dejó desperfectos en cuatro kilómetros a la redonda. El Presidente de la Xunta ha visitado la zona.

Hay familias que han perdido sus casas, vehículos, maquinaria de trabajo o animales. Tampoco resistió el techo de la iglesia. Los servicios de emergencia han localizado a otra persona sin vida, se trata del marido de la mujer que también murió este miércoles.

Por su parte, el dueño del almacén ya ha sido detenido y los vecinos aseguran que desconocían que hubiera pirotecnia. El Gobierno investiga ya lo ocurrido. De los 37 heridos hay aún varios hospitalizados pero no se teme por la vida de ninguno.