En Madrid se ha vivido la nevada más grande registrada en los últimos 50 años. Durante todo el fin de semana las calles de la capital se han llenado de grandes capas de nieve, impidiendo prácticamente la circulación por carretera.

Son los efectos de la borrasca Filomena, que ha dejado una capa de más de medio metro de espesor de nieve. Mientras unos han disfrutado con la nieve, saliendo a los parques a usar trineos y esquís, otros han pasado varios días atrapados en sus coches, aeropuertos o centros comerciales, sin poder desplazarse por la nieve.

A pesar del gran caos generado, un helicóptero del SUMMA 112 ha logrado captar las espectaculares imágenes aéreas que reflejan cómo ha quedado Madrid tras el paso de Filomena.

En ellas se observa cómo los tejados de todos los edificios de la capital han quedado recubiertos por una capa blanca, al igual que las calles y las carreteras, que poco a poco han empezado a recuperarse.

Estas no son las únicas vistas que se han conseguido capturar estos días. Un helicóptero de coordinación de los Bomberos de la Comunidad de Madrid también ha grabado la situación de las principales carreteras de la ciudad.