Un usuario de 'Change.org' ha lanzado una petición para que destituyan a Fernando Báez como sacerdote por sus indignantes declaraciones sobre el asesinato de Anna y Olivia.

Lo ha hecho después de que manifestara que Tomás Gimeno es otra víctima por la ruptura matrimonial y "la infidelidad", afirmando que las niñas estarían vivas si la madre no hubiera roto el matrimonio porque "antes el hombre aguantaba a las mujeres aunque se volvieran locas".

Además, ha llegado a decir que la madre "recoge lo que sembró", considerando que la vinculación de la madre de las niñas a una nueva relación de pareja es "robar hijos".

En la petición de la plataforma mencionada recogen la necesidad de apartar a este sacerdote por "sus conductas reiteradas y comentarios agresivos, machistas, soberbios, homófobos y narcisistas".

Y es que estas no son las primeras polémicas declaraciones de este párroco. En 2011 acusó al Ayuntamiento de Las Palmas de "incentivar el folleteo" por repartir preservativos durante los Carnavales. "Incentivan la práctica del acto sexual fuera del matrimonio de una forma indiscriminada, y esto incentiva la promiscuidad, que lleva al aumento del SIDA en el mundo", dijo en medios de comunicación.

Ante esta situación, la petición de 'Change.org' asegura que "infinidad de católicos tienen presentan hartazgo e impotencia al no sentirse representados en su persona y, tras la última apología a la violencia, es inadmisible que se le mantenga en sus funciones como sacerdote y párroco".

Por su parte, la Fiscalía Provincial de Las Palmas ya está investigando si las manifestaciones realizadas por Fernando Báez Santana en diversos medios de comunicación y redes sociales merecen la calificación de infracción penal.