Los vecinos del barrio de la Concepción, en Madrid, han conseguido que el mural feminista que quería retirar Vox se quede.

El propio alcalde de la capital, Martínez-Almeida, defendió su retirada; sin embargo, ahora el equipo municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento ha reculado y ha anunciado que buscará la fórmula para para que el mural de referentes feministas se mantenga.

La presión para mantenerlo ha sido masiva, e incluso ha dado la vuelta al mundo. Tras conseguir miles de firmas de apoyo, el mural en el que aparecen referentes como Rosa Parks, Rosa Arauzo o Antonia Fontanillas, también ha capturado la atención de prestigiosos medios internacionales como The Guardian, que se ha hecho eco de la protesta.

Los creadores han contado incluso con propuestas para replicarlo, por ejemplo, en el patio de un instituto.

La eliminación del mural, ahora paralizada, no es único movimiento de Ciudadanos en el Ayuntamiento madrileño que ha puesto en pie de guerra al colectivo feminista en los últimos días.

El Área de Familias ha decidido eliminar la dirección general de Igualdad e integrarlo en el de Violencia de Género al argumentar que así se destinará parte del equipo que trabaja en este área a una nueva dirección de Servicios Sociales.

"Eliminando las duplicidades vamos a trabajar de una forma mucho más eficaz", ha asegurado la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís.

Aunque desde el Ayuntamiento afirman que no reducirán el presupuesto, asociaciones feministas creen que esta decisión es solo la antesala para hacerlo.

La oposición también ha criticado esta decisión. La portavoz de Más Madrid, Rita Maestre, ha asegurado que no es una decisión "tomada por ninguna presión física ni simbólica por parte de la extrema derecha", sino que es una decisión "del equipo de Gobierno".