"Mi mamá está mala, ¿puedes venir? Es que no se puede levantar, está tumbada en el suelo", así informó este pequeño a los servicios de emergencias de Castilla y León de la situación de su madre, con una serenidad absoluta.

Además de marcar el teléfono, el niño fue capaz de dar perfectamente la dirección de su casa a sus agentes, según informan en su cuenta de Facebook, e incluso pasó el teléfono a su madre para que los médicos pudieran valorar la situación.

 

La madre, que padece una enfermedad crónica, yacía tumbada en el suelo, según ha informado la cadena COPE. Y lo que es aún más heroico de esto es que, con tan solo cuatro años,el pequeño afrontó la situación calmando a su hermana pequeña de 24 días, a la que cuidaba. El pequeño llegó a contactar hasta diez veces con emergencias, preguntando cuando tardarían en llegar para atender a su madre.

Los servicios de Emergencias han puesto nota a la actuación de este pequeño: nada menos que una matrícula de honor. Además aprovechan para señalar la importancia de enseñar cuanto antes a los niños como deben actuar en este tipo de situaciones.