La Guardia Civil ha denunciado en el Palmar de Troya (Sevilla) a 83 personas que participaban en una reunión de 120 en la que se apostaba en peleas de gallos clandestinas, según ha informado este domingo este cuerpo.

Cuando los agentes descubrieron la reunión y llegaron al lugar donde se celebraba -una finca rústica- sorprendieron a un grupo de más de 120 personas que estaban reunidas bajo una carpa, en torno a un reñidero (espacio donde pelean los gallos) y que al verse sorprendidas comenzaron huir.

Los asistentes se encontraban apiñados en torno al "ring" sin guardar la más básica distancia de seguridad ni utilizar medios higiénicos (mascarillas o guantes). Tras unos momentos de tensión y una vez normalizada la situación, para lo que se contó con apoyo de varias unidades de agentes, la Guardia Civil identificó a 83 personas, gran parte de ellos con antecedentes policiales por delincuencia y asuntos relacionados con las drogas.

 

En una inspección, los agentes observaron que en una cochera había jaulas metálicas y cajas de madera con gallos que iban a ser utilizados en los siguientes combates, así como siete gallos muertos con signos evidentes de haber fallecido durante la lucha.

Según el instituto armado, los animales muertos carecen de marcas de identificación, por lo que resulta difícil conocer la identidad de los propietarios y se está realizando la inspección ocular y fotográfica para su posterior investigación.

Las denuncias se han interpuesto por el incumplimiento del estado de alarma y por su participación en una pelea de gallos clandestina, y se investiga por delitos de maltrato animal a la titular de la finca rustica donde tenía lugar la reunión como organizadora de la pelea. También se lleva a cabo un análisis para identificar a los propietarios de los animales muertos.