La niña de tres años cuyo cadáver fue hallado en la vía férrea que une las localidades malagueñas de Álora y Pizarra tiene un golpe en la cabeza, aunque se desconoce con certeza si su origen es accidental o intencionado, según fuentes próximas a la investigación.

El cuerpo de la menor ha sido trasladado al Instituto de Medicina Legal de Málaga para que se le practique la autopsia, que deberá determinar si el golpe se produjo de forma accidental, como puede ser una caída, o fue causado con algún objeto por otra persona, han añadido las mismas fuentes.

Además, han indicado que las pruebas forenses servirán para aclarar si el golpe que presenta la pequeña en la cabeza fue el que le causó la muerte o no. De momento hay abiertas varias líneas de investigación, aunque se baraja la muerte accidental como principal hipótesis del fallecimiento de la menor.