PERDIÓ LA EXTREMIDAD EN UN ACCIDENTE DE TRÁFICO

PERDIÓ LA EXTREMIDAD EN UN ACCIDENTE DE TRÁFICO

La Justicia da la razón al policía que perdió una pierna y recurrió la decisión de Interior de jubilarle con 31 años

El Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 5 de Madrid ha dado la razón al policía nacional Rafael Prieto, que recurrió la decisión del Ministerio del Interior de jubilarle con 31 años tras perder una pierna en un accidente de tráfico. El agente, que está a la espera de destino, recuperó la movilidad gracias a una prótesis y solicitó continuar prestando servicio para este cuerpo.

Europa Press | Madrid | 30/10/2018

Rafael Prieto, el policía que perdió una pierna y fue jubilado
Rafael Prieto, el policía que perdió una pierna y fue jubilado | Europa Press

"¡Hemos ganado, voy a volver a ser Policía! Cuando el otro día me llamaron para comunicármelo no podía parar de llorar de alegría. Y de contárselo emocionado a toda mi familia", ha explicado este policía de Córdoba en la plataforma Change.org, donde 228.276 personas han firmado su petición para volver a ser admitido en la Policía Nacional.

La sentencia desestima la resolución en la que el Ministerio del Interior propuso el pase del agente a la situación de jubilado al considerar que "no es ajustada a Derecho y en consecuencia procede anularla, dejarla sin efecto y acordar la procedencia de inicio de expediente a fin de determinar las actividades que puede desarrollar". El nuevo destino, según la resolución, debe estar adecuado a sus condiciones psicofísicas, teniendo en cuenta la documentación médica obrante en las actuaciones.

Rafael Prieto perdió una pierna al sufrir un accidente de moto en septiembre de 2015. Su caso cobró notoriedad semanas atrás por la movilización en redes sociales y el apoyo de diferentes sindicatos policiales que se solidarizaron con este agente cordobés.

El policía alegaba que, de acuerdo a los médicos que le amputaron la pierna y le instalaron una prótesis de última generación, estaba capacitado para ejercer como agente al entender que era una persona autónoma que ejercía su vida con normalidad dentro de unas limitaciones físicas.

Como consecuencia del accidente, el policía pasó a estar en situación de segunda actividad y más tarde se le inició el expediente de jubilación por incapacidad permanente. No obstante, recurrió a la Justicia porque entendía que podía volver a ocupar una plaza de policía nacional acorde a sus posibilidades. La sentencia se puede recurrir en un plazo de 15 días.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.