"Así nos da la razón y confirma que siempre actuamos según la ley internacional", ha afirmado la entidad fundada por Oscar Camps en un apunte en Twitter, después de que haya acabado el plazo en el que podía presentarse un recurso de casación sin que se haya dado y, por lo tanto, se cierra la causa.

"Mientras, trabajamos a contrarreloj para regresar" al Mediterráneo, ha añadido la entidad, que sufrió la retención de su buque insignia el 18 de marzo en el puerto de Pozzallo, en Sicilia, acusada de asociación criminal y de fomentar la inmigración ilegal por desobedecer a los guardacostas libios en un rescate.

 

Abrieron diligencias contra el capitán del barco, Marc Reig, y la jefa de misión, Anabel Montes, hasta que un juez liberó el buque el 16 de abril, invalidando la orden de secuestro que pesaba sobre el barco y descartando el fomento de la inmigración ilegal.

La entidad espera que el barco pueda volver a zarpar en unas dos semanas, después de haberse realizado las tareas de mantenimiento anuales, y actualmente se encuentra en el puerto de Burriana, Castellón.

La alcaldesa de Badalona, Barcelona, y presidenta de Marina de Badalona, Dolors Sabater, y Camps firmarán el 9 de junio un convenio de colaboración que bonificará a la entidad servicios básicos para su operatividad, que se renovará anualmente, ha explicado en un comunicado el Ayuntamiento del municipio en el que se fundó la ONG.