La Audiencia Provincial de Madrid ha concluido que el joven mantero de origen senegalés Mame Mbaye no falleció a causa de una persecución policial en Lavapiés sino "por causas naturales", según el auto al que ha tenido acceso laSexta Noticias.

Además, ha rechazado que éste hubiera recibido una atención médica deficiente por parte de SAMUR. De esta manera ha avalado el archivo del caso juzgado en 2018 por el juzgado 48 de Madrid y exculpado a los agentes que intervinieron en la redada, tras concluir que tampoco hubo una deficiencia en la atención sanitaria.

La ONG SOS Racismo, que llevó el caso a los tribunales, sostenía que la persecución por parte de la Policía había provocado la muerte de Mbaye. No obstante, varios análisis médicos revelaron que el joven tenía una "patología cardíaca estructural asentada en el ventrículo izquierdo" que le había provocado un parada cardiorespiratoria.

Tampoco consta que el fallecido "hubiese sido perseguido por la policía en ningún momento" tras el testimonio del hombre que acompañaba a Mame.

Los jueces han calificado las acusaciones de la organización de "afirmaciones apodícticas y especulaciones o conjeturas carentes de sustento objetivo".

Tras el fallecimiento del joven en marzo de 2018, el barrio de Lavapiés fue testigo de protestas y disturbios entre los manteros y la Policía Nacional además de varios contenedores calcinados.

Aunque al día siguiente el Ayuntamiento de Madrid había confirmado que el fallecido no fue perseguido, numerosas asociaciones responsabilizaron de su muerte a "la persecución y acoso" a la que se enfrentan a menudo los manteros.

Disturbios, quema de contenedores y desperfectos en Lavapiés tras la muerte de un mantero

Muere un mantero por una parada cardíaca en Lavapiés: los vecinos denuncian que se debe a una persecución policial