El joven de 19 años que agredió a un sanitario en el metro de Madrid y le ha provocado la pérdida de visión en un ojo le golpeó con un objeto punzante mientras le gritaba "ojalá te mueras". Así lo ha declarado él mismo, Juan Camilo Lodoño, ante el juez.

laSexta ha tenido acceso al auto de prisión del acusado, que justifica la prisión provisional decretada hasta el juicio por el riesgo de "sustracción del imputado a la Administración de la Justicia, obstrucción de la justicia penal y por reiteración delictiva".

Concluye además el jue en su auto que los hechos "revisten suficiente gravedad" y además han provocado una "evidente alarma social". También, que existe un claro riesgo de fuga derivado de la gravedad de la pena, que puede llegar hasta los cinco años de cárcel.

Del mismo modo, el texto al que ha accedido este medio recoge que durante la declaración, el agresor reconoció los hechos ocurrieron en un vagón de tren, cuando la víctima le pidió que se pusiera correctamente la mascarilla.

"El investigado propinó, mientras portaba un objeto punzante, un puñetazo en el ojo a la víctima, a la que gritaba 'ojalá te mueras'", recoge el auto.

El sanitario tuvo que ser trasladado al Hospital Universitario 12 de octubre donde "fue diagnosticado de traumatismo ocular orbitario derecho con dolor intenso y disminución del campo visual con herida que precisa sutura", señala el texto, que añade que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente con urgencia.

Por la brutalidad de la agresión, el juez considera que los hechos pueden ser "constitutivos de un delito de lesiones agravadas con uso de instrumento peligroso, previsto y penado en el Art. 148 1° del C. P. y castigado con pena de dos a cinco años de prisión y sin perjuicio de la aplicación".

Él mismo le confesó al juez haber propinado un puñetazo en el ojo a la víctima con un objeto punzante, que le causó un traumatismo ocular.

El agresor se enfrenta a una posible condena de hasta cinco años de prisión por un delito de lesiones.