El hecho ocurrió durante el pasado martes 13 de agosto, según informa ABC, aunque el vídeo no empezó a viralizarse por redes sociales hasta este fin de semana. El joven comenzó a gritar Alá es grande ante la mirada atónita de los testigos en la estación del AVE de Córdoba.

En las imágenes se ve cómo el joven se pasea tranquilamente por los pasillos de la estación y sale al exterior mientras repite a gritos "Allahu akbar" (Alá es grande) mientras señala al cielo y exclama: "Andalucía es de los musulmanes desde hoy mismo".

 

El citado medio asegura que los testigos se quejaron por la falta de seguridad en la estación del AVE de Córdoba, y cita a fuentes policiales para asegurar que la seguridad en el punto que se ve en el vídeo corresponde a Renfe.