Mia Smith, la novia de un joven británico que murió tras caerse por el balcón de su habitación en Magaluf, culpa a los hoteles del accidente por poner barandillas demasiado bajas que, asegura, parecen estar "esperando un accidente". La chica ha acudido a Twitter para denunciar lo que considera una irresponsabilidad por parte de los establecimientos, quienes "hacen dinero" a partir de "grupos animados con alcohol".

Según ha explicado la joven, su novio "salió al balcón después de una noche de fiesta y se cayó". La británica ha afirmado que las barandillas quedan "a la altura de la cadera", lo cual resulta muy peligroso. "Si es posible tropezar y caerse de un balcón es 100% una altura no segura", ha expresado en un tuit que ya es viral.

 

Mia Smith ha aprovechado para exponer "la falta de concienciación y de promoción de la seguridad" que hay por parte de los hoteles españoles, y ha asegurado que muchos de ellos "experimentan estos horribles accidentes y no hacen nada por cambiar las alturas de sus balcones".

Según ha manifestado, ella desconocía la cantidad de accidentes de este tipo que se producen en España debido a la falta de información sobre los mismos. También se ha dirigido a los hoteles declarando que ellos "saben que sus huéspedes van a emborracharse" y, por tanto, deberían "asegurarse de que hay precauciones extra para mantenerlos a salvo".l

laSexta ya informó de las declaraciones del cónsul de Reino Unido quien afirmaba, en relación al 'balconing', que "los británicos no están acostumbrados a vivir en pisos con balcón" y los incidentes este tipo son "caídas accidentales" motivadas por un exceso en la ingesta de alcohol. Varios medios de comunicación británicos han denunciado también la presencia de carteles que incitan a los turistas a practicar 'balconing'