El jefe de los Mossos d'Esquadra, Eduard Sallent, ha redactado una carta en la que se dirige a todo el cuerpo policial para reiterar que no se tolerarán actitudes racistas entre los agentes. La misiva se ha redactado a raíz de que saliesen a la luz unas grabaciones que revelan que una patrulla de Mossos agredió y profirió insultos racistas a Wubi, un joven de 21 años.

En el audio de 13 minutos, que corresponde a unos hechos que ocurrieron hace un año durante el desalojo de una casa ocupa, se puede escuchar como los agentes se dirigen al joven con insultos como "negro de mierda", "tú eres un mono", "corre y vete más lejos de África".

Sallent ha explicado que los seis agentes implicados están siendo investigados por delitos de lesiones y contra la integridad moral. Además, se ha dirigido al cuerpo para hablar sobre la grabación que "todos pudimos oír": "Sé que cuando escuchasteis la grabación sentisteis también vergüenza e indignación por una conducta que no nos representa y que atenta contra la profesionalidad y el buen trabajo que cotidianamente realizamos", reza el comunicado.

 

Así, el jefe del cuerpo policial ha querido resaltar que "son casos aislados" que perjudican "enormemente" al conjunto de los Mossos generando "recelo en la profesionalidad de nuestro trabajo y desconfianza de la ciudadanía hacia la policía".

Y ha querido dejar claro que los Mossos no toleran "ninguna actitud o conducta racista, xenófoba o discriminatoria" y que "en una policía democrática no tienen cabida actitudes y conductas contrarias a sus principios y valores".

Por último, Sallent hace una serie de recomendaciones como la de utilizar un lenguaje neutro en todo momento, sin actitudes discriminatorias, para "garantizar que se trata de manera apropiada a todos".

ERC pide cambios estructurales en el cuerpo

A raíz de conocerse la agresión racista al joven Wubi, Esquerra Republicana ha exigido al departamento de Interior cambios estructurales en el cuerpo de los Mossos para evitar que se repitan este tipo de agresiones e insultos por parte de agentes del cuerpo.

ERC considera, tal y como señalan en un escrito en el que condenan los sucedido, que el cambio de destino de los mossos implicados es una medida "insuficiente", y recuerdan que estos hechos no son un caso aislado.