Las autoridades italianas han autorizado el desembarco en Sicilia de los 182 migrantes y refugiados que están a bordo del 'Ocean Viking', han informado las dos ONG responsables de este barco de rescate, Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée.

"Las autoridades marítimas italianas han asignado Messina como lugar seguro para los 182 supervivientes a bordo", han anunciado las organizaciones, que ven en este permiso "una señal de esperanza" para lograr un cambio de políticas en el seno de la Unión Europea.

 

El Gobierno italiano ya había permitido otro desembarco del 'Ocean Viking', en un evidente giro de la política que había mantenido durante el último año y medio.

Concluye así la doctrina de "puertos cerrados" promovida por el líder de la Liga, Matteo Salvini, que acusa las ONG de favorecer el tráfico de personas.

"El Gobierno de la traición abre sus puertas a otra ONG. Los italianos no lo olvidarán", ha proclamado Salvini en Twitter, desde donde ha clamado "vergüenza" contra el primer ministro, Giuseppe Conte.