El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, afirmó que "desde hoy Italia comienza a decir 'no' al tráfico de seres humanos" y la inmigración ilegal, en un mensaje en las redes después de que se difundiera la noticia de que Italia no autorizará el desembarco de un buque con 629 inmigrantes.

 

"En el Mediterráneo existen barcos con bandera de Holanda, España, Gibraltar y Gran Bretaña. Hay ONGs alemanas, españolas, y Malta no acoge a nadie, Francia que rechaza en la frontera y España que defiende sus fronteras con las armas, es decir que toda Europa se preocupa de sus intereses", escribió Salvini, líder también de la ultraderechista Liga Norte.

Y agregó: "Desde ahora también Italia empieza a decir 'no' al trafico de seres humanos. 'No' al negocio de la inmigración clandestina. Mi objetivo es garantizar una vida serena a estos chicos de África y a nuestros hijos en Italia".

En este mensaje publicado en Facebook y Twitter, Salvini no hace referencia a la prohibición de atracar al barco Aquarius de la ONG francesa Sos Méditerranée, en el que viajan 629 inmigrantes.