La justicia israelí rechazó hoy conceder la libertad condicional a la trabajadora humanitaria española Juana Ruiz condenada a trece meses de cárcel por trabajar y recaudar fondos para una ONG palestina, que Israel considera ilegal, informó su equipo legal. La Defensa recurrirá esta decisión tomada por la Junta de Libertad Provisional del Tribunal de Nazaret, en el norte de Israel, por dos votos en contra y uno a favor.

La defensa solicitó esta medida para Ruiz, de 63 años y encarcelada desde abril, después de que fuera sentenciada por un Tribunal militar el pasado 17 de noviembre tras aceptar un acuerdo de culpabilidad para rebajar la pena. Ruiz asistió a la sesión de hoy en la que también hubo representación diplomática de la Embajada de España ante Israel.

Según la sentencia impuesta y dado el tiempo que lleva cumplido, la trabajadora humanitaria española cumpliría su pena en mayo y sería liberada previo pago de la mitad de una multa de 14.000 euros. Ruiz fue detenida cerca de Belén, en Cisjordania ocupada, por su labor en los Comités de Trabajo para la Salud, una ONG a la que Israel acusa de desviar fondos al Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), considerado grupo terrorista también para la Unión Europea (UE) y Estados Unidos.

Detenida en abril sin cargos, Ruiz fue acusada en mayo de cinco delitos que, con el acuerdo alcanzado con la Fiscalía, se redujeron a dos: "prestar servicios a una organización ilegal" y "recibir dinero e introducirlo ilegalmente" en Cisjordania ocupada. El Gobierno israelí vinculó su caso con el de las otras seis ONG palestinas, declaradas terroristas por Israel en octubre por similares alegaciones, que el Tribunal militar israelí tuvo que clarificar ya que el acuerdo de culpabilidad, aceptado por Ruiz, no lo admitía.

El caso de Ruiz ha suscitado la atención internacional por tratarse de un proceso militar y ante las alegaciones de financiación de terrorismo por parte de ONG que reciben fondos europeos y que Israel asegura que son "brazo civil" del FPLP. La ONU y la UE han solicitado "pruebas" a Israel al considerar que la información presentada hasta ahora no es "suficiente".