Los más pequeños no entienden de límites y menos cuando circulan sobre dos ruedas, pero estas ganas de descubrir mundo han causado un gran susto en una escuela infantil de Almería en la que dos niños de dos años escaparon del centro y recorrieron más de 300 metros sobre sus motos de juguete.

Según relata el periódico 'La Voz de Almería', los pequeños salieron el pasado lunes sobre sus correpasillos en torno a las 10 de la mañana por una puerta que quedó abierta y llegaron a recorrer varias calles hasta que fueron avistados junto a un semáforo de la Carretera de Ronda por una mujer que cuidaba a una anciana y que se encontraba junto a un semáforo.

Ella misma, relata para el diario almeriense, vio como los niños saltaron "superrápido" a la carretera en un momento de "mucho tráfico", por lo que se lanzó corriendo a parar la circulación : "Por suerte los coches frenaron" ha dicho la mujer, que después cogió a los niños y llamó a la Policía Nacional. La Policía llegó justo cuando las monitoras corrían en búsqueda de los menores. Según la mujer, le llamó la atención que eran "muy jóvenes". Después, los agentes entregaron a los menores a dos monitoras que llegaban en ese momento, remitiendo también las diligencias instruidas por estos presuntos hechos a la Fiscalía de Menores.

La Junta investiga el caso

La Inspección Educativa de la Consejería de Educación y Familias de la Junta de Andalucía investiga esta "fuga" y han indicado a EFE que "se tomarán las medidas pertinentes".

Al parecer, al tratarse de Semana Santa, el personal habitual de la escuela infantil no era el que prestaba el servicio durante el Lunes Santo, sino una empresa concesionaria de servicios educativos llamada Al Alba, contratada por la Consejería de Educación para el cuidado de los niños en periodos no lectivos y los viernes a partir de las dos de la tarde.

La progenitora apunta que también la directora ha solicitado un informe a esta empresa y que una "mayoría" de padres de los niños de la guardería han presentado un escrito para solicitar medidas e información.

“Es un hecho gravísimo. Una cosa que no se puede volver a repetir. No basta con decir que gracias a Dios no ha pasado nada", asegura esta madre, quien reitera que el problema no es de la escuela infantil, de su directora o profesoras habituales, sino de esta "subcontrata de la Junta que (...) no asume responsabilidades y no ve una negligencia por parte de las monitoras".

La empresa: "Son hechos que pueden pasar"

Además, recoge La Voz de Almería, la madre se queja de que "ni siquiera" les han pedido disculpas".

La empresa, según este diario, ha reconocido el hecho pero ha quitado importancia al asunto, argumentando que "hechos como estos pueden pasar y de hecho pasan a diario en muchos colegios", y explican que la situación se debió a que "una madre que llegó tarde con su hijo no cerró una puerta como debía", lo que permitió que escaparan los niños. Asegura el gerente del centro que encontraron a los niños en cinco minutos, que se informó a los padres y a la Consejería y que "la mayoría de las familias lo tomó como una cosa normal".

Sin embargo, la madre citada por el diario almeriense, Alba Tejada, y la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del centro, creen que estuvieron más tiempo solos y denuncian que se enteraron a través de Facebook por una publicación de la mujer que había encontrado a los menores. También se encuentran molestos por el hecho de que la empresa culpe a una madre de dejar la puerta abierta.

El AMPA ha reclamado "seguridad" para los menores y ha afirmado que la "mayoría de padres" no quieren "a esa empresa a cargo" de sus hijos, apuntando que no descarta denunciar lo ocurrido por la vía judicial cuando llegue el momento.