El Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (G.I.A.T) de la Guardia Civil de Huesca ha investigado a dos hombres, vecinos de Barcelona, por la supuesta comisión de un delito contra la seguridad del tráfico, por presuntamente perseguir con sus vehículos a otro conductor que circulaba por las carreteras N-240 y A-22 en término municipal oscense de Angüés.

Los hechos ocurrieron el pasado 10 de junio cuando un conductor llamó al 112 Aragón pidiendo ayuda al estar siendo perseguido por dos vehículos.

El afectado, según explicaba a los servicios de emergencia, temía por su integridad física, dado que la actitud agresiva de los conductores podían provocar un accidente, teniendo en cuenta que lo estuvieron acosando durante varios kilómetros por dichas carreteras de la provincia.

Inmediatamente, se dio aviso a la patrulla Tráfico de la Guardia Civil de Huesca, que se dirigió al lugar de los hechos. Sin embargo, no pudieron localizar a ninguno de los vehículos implicados.

Posteriormente, el conductor denunció los acosos recibidos ante el G.I.A.T. de la Guardia Civil de Tráfico de Huesca, indicando de que había testigos de los hechos y que incluso alguno de ellos había realizado grabaciones con su teléfono móvil.

Frenazos bruscos

Desde el G.I.A.T. se realizaron múltiples gestiones para recopilar la máxima información posible, así como localizar a los autores y a los testigos y documentos gráficos que apoyasen lo denunciado.

La situación creada generó un grave peligro para la vida e integridad de los usuarios de la vía, por tratarse de un comportamiento excepcional por su especial peligrosidad, teniendo en cuenta que se podían haber provocado varios accidentes de circulación.

Tras las pesquisas realizadas, el G.I.A.T., consiguió localizar a los autores y a varios usuarios de la vía, que fueron perjudicados por la conducta de los conductores investigados.

Dichos testigos aportaron un vídeo donde se podía ver a estos presionando y acosando a un tercer vehículo, al que obligaban a frenar bruscamente y a desplazarse hacía el arcén. Tuvieron incluso que detenerse en medio de la vía para evitar una colisión.

 

Una vez identificados los vehículos y contrastada la identidad de los conductores, el pasado 19 de agosto se procedió a la investigación de dos personas procedentes de Barcelona que tenían 22 y 20 años.

A estos dos jóvenes se les imputa un supuesto delito contra la seguridad del tráfico, por conducir un vehículo a motor con temeridad manifiesta poniendo en concreto peligro la vida o la integridad de las personas.

Las diligencias instruidas por el G.I.A.T de la Guardia Civil de Tráfico de Huesca se han entregado en el Juzgado de Instrucción de Guardia de Huesca, quedando los investigados a la espera de ser citados ante la autoridad judicial.