En el último golpe en España contra el conocido como "gas de la risa" la Policía Nacional ha incautado más de 800 bombonas, listas para ser distribuidas en fiestas privadas de la costa andaluza.

La operación se ha saldado con cuatro detenidos que se enfrentan a un delito contra la salud pública, porque venderlo para consumirlo así es ilegal. Y es que el uso del óxido nitroso se está popularizando entre los jóvenes, sin tener en cuenta los graves peligros que entraña para la salud.

Originalmente, su uso es hostelero y médico, sirve como sedante en intervenciones odontológicas cortas. Sin embargo, su consumo para uso lúdico es el perjudicial y el que está aumentando.

Sus efectos sobre el cerebro humano son risa incontrolada y euforia. Pero los expertos advierten también de sus efectos nocivos, especialmente cuando se mezcla con alcohol. Si bien inicialmente efectos euforizantes, también puede causar anomalías cardiacas e incluso llevar a la muerte súbita.