El hombre que acosaba a Paula Bonet ha ingresado en prisión. Así lo ha confirmado este miércoles la propia pintora y escritora a través de las redes sociales, donde ha agradecido el apoyo recibido durante estas semanas.

"La situación vivida, al contrario de lo que esperan las personas que imponen su presencia a otras, me ha dado fuerza para seguir denunciando, con mi obra, las violencias que se ejercen sobre nosotras. Sirva mi voz privilegiada para hablar por tantas que no pueden hacerlo", ha agregado.

 

Según ha avanzado el diario 'Ara', el acosador de la artista entró en prisión la semana pasada por haberse saltado la orden de alejamiento impuesta contra él. Según dicho medio, que cita fuentes de la Fiscalía y de la defensa del detenido, la jueza así lo decretó el 5 de octubre y, al día siguiente, el hombre pasó a disposición judicial y entró en prisión. Una decisión contra la que su defensa ha recurrido.

Precisamente el pasado 5 de octubre, Bonet se refería así en redes sociales al acoso sufrido por parte de esta persona: "Me ha hecho sentir vulnerabilidad constante, adquirir materiales e incorporar la seguridad a mi vida. Consiguió que tuviera que dejar de ser yo", denunciaba.

 

La artista de Vila-real (Castellón), afincada en Barcelona, ya denunció el año pasado ante la Policía que llevaba sufriendo el acoso de esta persona desde hacía más de un año. El pasado septiembre publicó en redes una fotografía del hombre frente a la puerta de su nuevo taller "saltándose la orden de alejamiento".

Según explicó entonces, este hombre, cuya silueta se vislumbraba tras el cristal en la instantánea publicada por la ilustradora, descubrió la ubicación de su nuevo taller: "Llegó con flores. A veces dice que quiere cortarme en trocitos, otras veces se agarra a la ventana de mi despacho a la una de la mañana mientras yo trabajo para que le explique qué me pasa, porque no me entiende, dice. Yo no respondo, solo pego un grito, le pido que se vaya y llamo al 112. El lunes pasado tuve que hacerlo tres veces. No hace falta que diga que sigo a la espera de juicio", añadía.

El pasado 5 de octubre, Bonet explicaba en una nueva publicación que se había "puesto punto y aparte a un periodo de acoso intenso" contra su persona que le había "limitado personal y profesionalmente". La artista asimismo lamentaba que esta situación ha afectado a su obra, al aprendizaje de sus alumnas y causado cancelaciones en sus actividades profesionales.

"Tuve que cambiar mi espacio de trabajo, mantenerlo en el completo anonimato y limitar las personas que podían participar", detallaba. "He tenido que hacer todos los esfuerzos para esconderme. Hasta ser descubierta de nuevo por mi acosador", agregó.