El colectivo La Ingobernable ha conseguido frenar su desalojo gracias al respaldo social. Así lo ha comunicado a través de su cuenta de Twitter: "Demostrando que somos indesalojables. La lucha es el único camino. #SiSePuede #NoNosVamosDesayunamos".

"Vamos a defenderla como lo hemos hecho siempre, desde la alegría y llenando de vida y actividades. Queremos ver la actitud con la que viene el Ayuntamiento para seguir defendiendo este espacio", ha incidido Pablo Martínez, uno de sus portavoces.

 

Unas 300 personas se han concentrado en los alrededores de La Ingobernable en rechazo a los planes del Ayuntamiento de la capital, según ha explicado una de las portavoces de La Ingobernable, Serlinda Vigara, algo que entiende como "una victoria".

"No nos vamos a ir porque nuestra actividad es legítima", dijo en Al Rojo Vivo Álvaro Briales, también portavoz de La Ingobernable. "El PP regaló este edificio a una fundación amiga, si no es gracias a las miles de personas que recuperamos este edificio, hoy no existiría, estaría demolido o sería objeto de un fin privado", denunció.

"Creemos que las cosas no se resuelven con la Policía, estamos dispuestos a hablar con el Ayuntamiento de Madrid", añadió Briales.

Como respuesta al desalojo, han organizado un desayuno con churros y chocolate como ya hiciesen la última vez que se pretendió desokupar el inmueble, en abril de 2018.

A lo largo de la campaña electoral, uno de los mensajes más repetidos por el actual alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, fue que sería inflexible contra la okupación.

Esta advertencia a La Ingobernable y La Dragona, los dos centros que más tiempo han estado autogestionados, se hizo realidad cuando en el primer Pleno ordinario de la legislatura, tras la llegada a Cibeles de PP y Ciudadanos, la delegada de Obras, Paloma García Romero, avanzó que se fijaban el 2 de septiembre la fecha para el desalojo de La Ingobernable, condicionado al "éxito de las notificaciones" a entregar en este centro okupado desde 2017.