Una conocida 'influencer' del mundo de la caza ha hecho saltar la polémica en las redes sociales y las asociaciones animalistas tras mostrarse en su Facebook con el cuerpo de una jirafa negra que acababa de matar en Sudáfrica.

Se trata de una especie en peligro de extinción. Sin embargo, Merelize Van Der Merwe, de 32 años, asegura que matar al animal es beneficioso para salvar a otras especies amenazadas en Sudáfrica, e incluso llegó a posar con el corazón del mamífero en la red social.

De hecho, lo argumenta con una cita de Theodore Roosevelt. "En un país civilizado y cultivado, los animales salvajes sólo siguen existiendo cuando los conservan los deportistas. Las personas excelentes que protestan contra toda caza y consideran a los deportistas enemigos de la vida salvaje, ignoran el hecho de que, en realidad, el deportista auténtico es, sin duda alguna, el factor más importante para evitar el exterminio total de las criaturas salvajes más grandes y valiosas", apostilla la cazadora en su red social.

La joven explicó en Facebook que llevaba más de cuatro años esperando matar un animal similar y, finalmente, fue un regalo de su marido. "Había perdido la esperanza en los últimos dos años y hace dos semanas un querido amigo me contactó. Tenía uno grande, viejo y negro. ¡Tan viejo que estaba muy por encima de su tiempo y el dueño no sabía si durará otros tres meses!", insiste y celebra: "¡He estado esperando años para tener esta oportunidad!".

Van Der Merwe lució incluso el corazón de la víctima en las redes sociales, aunque la foto ya ha sido eliminada de su perfil. Según el diario británico 'Mirror', en ella afirmaba que utilizaría la piel del animal para crear una alfombra y apostillaba: "¿Alguna vez se preguntó cómo de grande es el corazón de una jirafa? ¡Estoy en la luna con mi regalo de San Valentín!".

 

Sudáfrica es uno de los países africanos que permite la caza denominada de 'trofeos', aunque es una de las prácticas peores vistas en el país. Además, la jirafa negra es una especie en peligro de extinción; de hecho, la actuación de la 'influencer' ya ha sido denunciada en Change.org.

Una petición en la página web exige que se elimine el Facebook de la cazadora. "Tiene 80,600 me gusta y 97.700 seguidores en Facebook. En su página de "figura pública", este monstruo comparte imágenes de las especies en peligro de extinción que masacra. Entre ellos se encuentran jirafas, elefantes y leopardos. También comparte imágenes y videos de ella misma cubierta de sangre. ¿Por qué Facebook, un supuesto sitio con valores familiares, permite esto?", lamenta la petición, que ya posee casi 13.000 firmas.