En plena ola de coronavirus, con el país registrando su peores datos de contagio por COVID-19 en toda la pandemia, diversos usuarios han compartido en sus redes sociales imágenes y vídeos de una fiesta realizada este jueves en la discoteca Teatro Barceló, en Madrid.

En los vídeos, se puede ver cómo multitud de jóvenes bailan sin mantener la distancia de seguridad y sin mascarilla. La indignación entre los usuarios ha sido notoria: "Estas imágenes resultarían divertidísimas si no se hubieran producido hace diez minutos, justo el día en el que hemos hecho récord de contagios", escribe el periodista Miguel Frigenti en su cuenta de Twitter.

La discoteca pide disculpas y asegura "investigar" lo ocurrido

Teatro Barceló ha publicado un comunicado en el que asegura que los responsables del local "lamentan lo ocurrido". Sin embargo, afirman que se trata de "un hecho puntual" que coincidió con el fin de la sesión del DJ.

Asimismo, los dueños han remarcado que se actuó con rapidez ante la aglomeración: "La sala quiere dejar claro que inmediatamente después de las imágenes, el personal de control de acceso de la sala reaccionó con la mayor celeridad, expulsando del local al grupo de personas que participa en las imágenes, por incumplimiento de la normativa sanitaria", escribe la empresa.

La discoteca también ha remarcado que reformará "las medidas internas necesarias" para garantizar que esta situación "no vuelva a producirse". Junto con eso, alegan sus disculpas: "La sala quiere reiterar en estos momentos un sincero mensaje de disculpa, tanto ante a la opinión pública como los responsables sanitarios", concluye.

Endado en las redes sociales

"¿Pero no se enteran de lo que está pasando?", espetaba una usuaria tras ver las imágenes. "Espero que lo cierren para siempre", añade el periodista Antonio Maestre. También, algunos vecinos de la zona donde se ubica la discoteca han compartido sus vídeos con menciones a la Policía: "Todos los que salen del local amenizan la tarde al vecindario sin su mascarilla, peleándose y dando gritos", denuncian.

 

Tras lo ocurrido, FACUA-Consumidores en acción ha asegurado en su cuenta de Twitter que ha denunciado a la discoteca: "Además de la debida sanción económica, la Comunidad de Madrid debería proceder a la clausura del establecimiento como medida provisional", escribe. La Policía Municipal ya está investigando los hechos.

Según la normativa vigente, estos establecimientos pueden abrir, pero solo con servicio en mesa y sin desplazarse por la sala. Unas medidas que, como puedes ver en el vídeo principal, no se han cumplido.