El pasado 31 de julio, Josefa se convirtió en la víctima número 37 de la violencia machista en lo que va de año. Su marido la asesinó a tiros en Villagonzalo Pedernales (Burgos), hirió al hijo de ambos de gravedad y a continuación se quitó la vida. Sin embargo, víctima y asesino han compartido esquela, en la que además él aparece primero y ella en segundo lugar, definida como "su esposa".

"Rafael Velázquez Sanz y su esposa Josefa Santos Martín fallecieron el día 31 de julio, a los 56 y 55 años respectivamente", reza el obituario, que no menciona el asesinato y ha despertado la indignación en las redes sociales.

 

 

Los hechos tuvieron lugar en la vivienda del matrimonio, donde la hija mayor de ambos encontró los cuerpos sin vida de sus padres y a su hermano malherido por arma de fuego. Fuentes de la investigación detallaron que el hombre habría disparado a su mujer y a su hijo con una escopeta de caza. Después, se habría suicidado con la misma arma.

El hombre, de 56 años, era cazador y tenía la licencia vigente. La víctima era conocida por trabajar en el comedor del colegio del pueblo. Él llevaba toda la vida en una sucursal bancaria, y se encontraba en trámites de una jubilación anticipada