Entre sorprendidos e indignados, así han recibido los padres la noticia de que año que viene sus hijos tendrán aproximadamente cada dos meses una semana de vacaciones.

El calendario escolar queda así, el primer bloque de vacaciones será la primera semana de noviembre, el segundo coincidiendo con las navidades, el tercero en febrero paralelo a los carnavales y el cuarto en abril, aprovechando la Semana Santa.

Les dan la opción de dejar a sus hijos en algunos centros escolares que ofrecerán actividades lúdicas pero todo previo pago de los padres. Los profesores defienden este nuevo sistema centrado en evaluaciones intensas y más numerosas.

Desde la consejería remarcan que no hay ni un día más de vacaciones ni un día menos de días lectivos. Para conseguirlo comenzarán antes las clases y las finalizarán más tarde. "No todos los padres están en contra", explica Revilla. Ante tanto revuelo, la Consejería de Educación ha decidido reunirse con la Fapa de Cantabria.