Alrededor de 300 personas se han manifestado en Casablanca para denunciar el intento de violación a una joven en un autobús a plena luz del día. Un caso que ha conmocionado a la opinión pública por la dureza de las imágenes difundidas.

La joven, de 26 años y con una discapacidad mental, fue agredida sexualmente por un grupo de seis menores, ya detenido, sin que ninguno de los pasajeros del autobús interviniera.

"Nadie puede permanecer indiferente (...) nos concierne a todos", dijo a Fatym Layachi, uno de los manifestantes. "Resulta que el drama fue grabado, oído. Esto tiene que parar", añadió.

La difusión de las imágenes ha reabierto el debate sobre el acoso que sufren las mujeres en la calle a diario.

La legislación marroquí "condena el acoso a las mujeres en el trabajo, pero no en los espacios públicos", reconoció Mustapha Ramid, Ministro de Estado para los Derechos Humanos, asegurando que se está trabajando en un proyecto de ley.