La nave afectada por el incendio está ubicada en el kilómetro 3 de la carretera M-524 del municipio madrileño de Villanueva de Perales. Tiene 10.000 metros cuadrados y está dividida por dos partes: uno de 9.000 metros (donde había unas 500 cabras) y otro de 1.000 metros (con pacas de paja).

De las 500 cabras que conforman el primer espacio de 9.000 metros, 10 han fallecido por intoxicación al inhalar el humo como consecuencia del incendio producido en la nave. Fueron los Bomberos de la Comunidad de Madrid quienes encontraron a los animales muertos, así como el espacio de las pacas ardiendo por completo.

Las 7 dotaciones del cuerpo de bomberos acudieron al lugar en llamas para reducir el fuego, rescatar a las cabras restantes y llevarlas hasta un cercado anexo, donde se encuentran a salvo. Cortar la propagación del fuego era lo principal al haber una infraestructura propiedad del mismo dueño con 1.000 cabras a 7 metros de la nave afectada.

Los sanitarios del SUMMA 112 se desplazaron a la zona, al igual que agentes de la Guardia Civil, para investigar la situación. No obstante, no hay ni heridos ni afectados.